Bloque de organizaciones se pronuncian contra la criminalización de la protesta social en Oaxaca

COMUNICADO DEL BLOQUE DE ORGANIZACIONES SOCIALES ANTICAPITALISTAS (BOSA)
Oaxaca, Oaxaca; a 04 de diciembre de 2017.

Actualmente el estado mexicano aplica de manera fáctica distintos niveles de represión hacia el movimiento social, que pueden ir desde impedir el libre tránsito, el derecho de manifestación, y expresión, hasta la detención, tortura, desaparición o muerte. A lo largo y ancho del país son ya innumerables los casos donde instituciones oficiales, grupos paramilitares e incluso representantes populares entre comillas, han servido como brazos ejecutores de una política de que busca vulnerar los derechos humanos de quienes siempre han buscado la transformación de este país y la construcción de una sociedad más libre, justa, incluyente, solidaria, igualitaria, y en términos generales, más humana. La documentación y denuncia de esta lamentable y deplorable situación, ha sido constante, y se intensifico a partir de que el gobierno federal tomo la decisión de sacar al ejército a las calles para supuestamente contener al narco, pero que llevo por la vía de los hechos a asumir funciones de seguridad pública y peor aún, de policía política.

Aun con esta gravísima situación la decidida y firme defensa de los derechos civiles encabezados por el de manifestación y expresión por parte del conjunto de todo el movimiento social, que busca no solo preservarlos, sino inclusive perfeccionar los mecanismos hasta hoy existentes para protegerlos, permitía tener un atisbo de esperanza para terminar con esta situación, por la vía legal y jurídica. Sin embargo en estas últimas fechas de manera alevosa, y artera, los gobiernos del PRI-AN y sus partidos satélites en turno, están intentando concretar un perverso anhelo que han venido cocinando en lo oscuro con las elites económicas y políticas, que es la ilegalización de la protesta social. No solo a nivel federal con la inconstitucional y ya repudiada ley de seguridad interior, sino como en el caso de Oaxaca, con leyes espejo locales, como son la anunciada y conocida ley “Torito” presentada por el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, y la abiertamente fascista ley  de “Cultura Civica” presentada por la diputada local Laura Vignon Carreño.

En este marco se ha creado un clima de linchamiento y descredito contra quienes han ejercido sus libertades civiles y derechos de expresión y manifestación. Se ha impulsando una feroz campaña en los medios de comunicación, en la que personas sin escrúpulos y mercenarias han tratado de justificar la legalización de la represión, hecho que inclusive ataca la piedra angular del periodismo. También se trabaja permanentemente en las redes sociales para crear la percepción de que una mayoría invisible avala -y con ello legitima- una política gubernamental  de choque y confrontación contra la población que de una manera justa se inconforma con el gobierno en las calles.

Por otro lado se  han utilizado grupos de choque e incluso abiertamente paramilitares como los sindicatos blancos pro-gubernamentales, devenidos en mafias emergentes, al estilo de la CTM, Libertad, 14 de Junio, etc. Esta estrategia incluía desde el principio crear situaciones de desestabilización social que allanaran el camino para construir un discurso que pretende homologar a los referentes de lucha en el estado como lo es por ejemplo; la sección XXII del magisterio oaxaqueño, o las organizaciones sociales históricas, con estos grupos, y por ende desacreditar demandas justas y legítimas de nuestros pueblos y comunidades.

Estas reformas también buscan ser una salida a la grave crisis política que se creó a partir la lucha contra la mal reforma educativa que ha sido encabezada por la Sección XXII, de la mano de padres de familia y pueblo en general, y que aún no ha sido  resuelta en sus partes fundamentales, pero que el gobierno teme pueda reactivarse en cualquier momento y que ha tenido picos de movilización importantísimos en todo el estado, con movilizaciones y manifestaciones pacíficas multitudinarias a lo largo y ancho del estado.

Tampoco se puede hacer a un lado la coyuntura del 2018, por esto llamamos a los representantes de los partidos de izquierda que se encuentra en la cámara de diputados local y que dicen defender  los derechos humanos,  así como un estado de derecho democrático, a que impidan que se consumen estos actos viles. También a que de ninguna manera o por medio de un pago o favor, se presten a la simulación u omisión de estos actos. Cualquier otra cosa será un acto de traición de la peor calaña. Señores legisladores de izquierda; basta del silencio. La inacción llegando incluso a la colaboración, va en contra de los principios que dicen defender, basta de ser comparsas.

Al gobierno le decimos: a nadie engañan, estas no son leyes que busquen beneficiar al pueblo. Sus actos buscan consolidar solo sus privilegios, y nuestro silencio. Nos quieren callados, presos o muertos, pero nuestros pueblos y comunidades tienen memoria, los oaxaqueños tenemos memoria; esta agresión no va a pasar de noche.

Ante esto las organizaciones que integramos el bloque anticapitalista, fijamos nuestra postura:

  • Rechazamos tajantemente cualquier intento de criminalizar e ilegalizar la protesta social así como sus mecanismos y tradiciones históricas de lucha.
  • Llamamos a todas las organizaciones, sindicatos, colectivos, ong´s, referentes, e individuos combativos y progresistas a iniciar una coordinación unitaria para frenar este proceso de embestida del estado.
  • Declaramos en alerta permanente a nuestras organizaciones para estar listas a movilizarse en  caso de que se pretenda dar un albazo o madruguete en la aprobación de cualquier ley que busque criminalizar la protesta o atacar los derechos de manifestación, o de libertad de expresión, así como legalizar la represión.
  • Llamamos al gobierno a que reflexione su postura, si se pretende imponer las fórmulas del Estado de México, o de Puebla, a la realidad oaxaqueña, el resultado sería catastrófico. El dialogo y compromisos serios son la única salida a nuestros problemas ancestrales, la represión no.

Gobernador Alejandro Murat Hinojosa, no se equivoque, la historia ha demostrado que Oaxaca no es un estado que soporte más vejaciones, y mucho menos se deje aplastar en su dignidad.

Diputada Laura Vignon, usted representa lo más abyecto y ruin de su partido, y es usted directamente responsable de este acto derechista de provocación, usted es una fascista.

El congreso podrá ser de ustedes, pero las calles son nuestras.

¡Ante la represión la movilización!

¡El Pueblo Unido jamás será vencido!

Consejo Indígena Popular de Oaxaca “Ricardo Flores Magón” (CIPO RFM), Frente de Izquierda Revolucionaria (FIR), Unión de Artesanos y Comerciantes Oaxaqueños en Lucha (UACOL), Unión de Pueblos Originarios (UPO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *