Ayotzinapa y la pretensión del olvido|En pocas palabras…

Por: Eduardo Barrios (26/enero/2018)

Se cumplen 3 años y 4 meses de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en los últimos días se han visto diversos episodios en los que los padres y madres se han enfrentado a la política de oídos sordos del gobierno de Guerrero y federal, pues los políticos actuales están mayormente preocupados por el proceso electoral que en resolver los problemas graves del país.

Caso ejemplar es el ex gobernador de Guerrero Ángel Aguirre Rivero del PRD, uno de los principales políticos involucrados en el tema Ayotzinapa, sin vergüenza y desmemoriado pretendía iniciar campaña para la diputación federal por el distrito 08 de Ayutla de los Libres. La indignación llegó al grado de manifestaciones que tuvo que declinar de sus impúdicas pretensiones.

En los últimos días se han mantenido las manifestaciones de los padres de los 43 normalistas tanto en Guerrero como en la Ciudad de México, en las diferentes instancias gubernamentales y de impartición de justicia han obtenido respuestas ambiguas, enfrentándose al tortuguismo burocrático que los atiende bajo consigna.

A pesar de que siguen realizando las mismas manifestaciones, la prensa se ha encargado de minimizar la exigencia de justicia. El tema Ayotzinapa es la evidencia de la actuación facciosa del Estado mexicano ante los problemas sociales del país, al igual que han minimizado temas como Nochixtlán, Tlatlaya, la guardería ABC, la aprehensión de los comunitarios del CECOP, hay la pretensión de echar al olvido el tema Ayotzinapa.

Los partidos políticos en sus definiciones de plataforma política no incluyen justicia y libertad, a ningún candidato se le oye decir libertad para los presos políticos, búsqueda para los desaparecidos o cárcel para los funcionarios operadores del terror contra el pueblo.

Mientras los partidos no aborden demandas esenciales para la recomposición del tejido social en México, serán justas las manifestaciones como la de las dignas madres y padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. En pocas palabras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *