Honoris causa para Cienfuegos ¿Qué pretenden? | En pocas palabras…

Opinión de: Eduardo Barrios (08/02/2018)
La intención de la Junta de Gobierno de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach) de otorgar el grado de Doctor Honoris Causa a Salvador Cienfuegos Zepeda titular de la Secretaría de la Defensa Nacional por el momento ha sido cancelada ante la serie de manifestaciones de la comunidad académica, investigadores, científicos, organismos de derechos humanos, activistas y organizaciones sociales.
Unas de las primeras manifestaciones en contra de la intentona de otorgar el reconocimiento al jefe del ejército fue la renuncia de su grado Honoris Causa de la investigadora Mercedes Olivera Bustamante del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (Cesmeca) quien lo había recibido en 2016; quien la secundo en la manifestación fue Andrés Fábregas Puig el investigador, fundador y primer rector de la Unicach.
Honoris Causa es una locución latina cuyo significado es “por causa de honor”, el cual se otorga por parte de instituciones particularmente educativas universitarias en reconocimiento a la trayectoria y las contribuciones de un individuo en un campo específico.
El que la comunidad de ciencias y artes en Chiapas y el país se opusieran a la intención de la administración de la Unicach de otorgarle dicho reconocimiento es más que justificado ante la evidente falta de méritos del General Cienfuegos en ciencias y artes.
La actual rectoría de la Unicach se ha vuelto parte del circulo cercano del gobernador Manuel Velasco del Partido Verde-PRI, y en la intención de proyectar la imagen del general Cienfuegos les ha salido el tiro por la culata, pensaron que pasarían inadvertidos coberturados de la enorme propaganda electorera.
Tienen razón los académicos que han renunciado al Doctorado Honoris Causa de la Unicach, es incomparable el trabajo de investigación científica y cultural a la labor del ejército que en tiempos actuales ha sido cuestionada por innumerables hechos de violencia institucionalizada que ahora tienen cabida en la aprobada y preocupante Ley de Seguridad Interior.
La administración demerita a la universidad con este tipo de argucias políticas y el general Cienfuegos demerita al ejército al hacer política pública cuando su labor debe ser la defensa de los intereses de la nación. Puede que se siga hablando del tema más adelante, se sabe de la suspensión momentánea del reconocimiento mas no de la intención. En pocas palabras…

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *