La travesía de los padres de familia de los normalistas de Ayotzinapa | En pocas palabras…

Por: Eduardo Barrios (25/enero/2016).

155249_AyotzinapaBasilica5copy_2

A mediados de enero iniciaron los padres de familia y compañeros de los 43 normalistas desaparecidos su tercera travesía por todo el país. El recorrido se dividió en una que surca el norte y la otra que va por el sur para llegar a la Ciudad de México.

Meses después de los hechos en Iguala, continua la fuerza incansable de los padres de familia de los 43 normalistas, se han convertido en un faro que emite esperanza en la necesidad de justicia en México.

Este mismo faro de esperanza, ilumina las cloacas del Estado mexicano, sus relaciones con el crimen organizado, la corrupción imperante y el abuso de poder.

La caravana sur en su paso por Chiapas hizo contacto con Oxchuc, ese pueblo que fuera noticia hace algunos días por no permitir la imposición de María Gloria Sánchez Gómez del Partido Verde en la alcaldía municipal.

En Oxchuc, el gobierno decidió detener a 38 pobladores que se oponían a la imposición de la alcaldesa supuestamente electa, la respuesta fue contraria al pronóstico gubernamental. El pueblo decidió que la autonombrada alcaldesa no gobernaría, de nada sirvieron los policías enviados a imponer los designios ante la fuerza enardecida de un pueblo que se levantó en protesta por la injusticia y corrupción de la democracia.

La caravana sur también pasó por Puebla, donde Rafael Moreno Valle, de quien se dice anhela la candidatura del PAN a la presidencia para el 2018, gobierna a plomo y circo. El paso de los padres de familia de los 43 desnuda la grave crisis en materia de derechos humanos que se vive en el Estado, con cientos de inconformes en las cárceles, destaca la detención política de Rubén Sarabia y sus compañeros dirigentes de la Unión Popular de Vendedores y Ambulantes “28 de octubre”

Así como estos dos casos, los padres de familia de los normalistas desaparecidos han recogido cientos de testimonios de las injusticias que se viven cotidianamente en el país. No ha de ser fácil ir a pedir solidaridad y observar que la misma situación pero en diferentes circunstancias se vive en el país.

Esta tercera travesía por el país de parte de los familiares de los 43 contiene una dinámica distinta. La agenda de las actividades está estructurada por los individuos, organizaciones y colectivos de los estados que se visitan. La temática de los eventos tienen una gran carga de solidaridad con la lucha de los padres de familia, pero también se ha abierto el espacio de denuncia sobre la situación que se vive en cada Estado.

Las caravanas que partieron del norte y sur del país se dieron a la tarea de renovar la solidaridad con la lucha por la presentación con vida de los 43 y a su vez han recogido toda la indignación existente en el país.

“Venimos a pedir su solidaridad, sabemos que ustedes están luchando por la libertad de los presos políticos, y les queremos decir que la lucha de los presos también es nuestra lucha” Esta frase de Felipe uno de los voceros de los padres de familia es la que hace el llamado a la unidad de la lucha nacional, han decidido impulsar lo que han denominado la Asamblea de la Indignación Nacional el 5 de febrero en la Ciudad de México.

Los padres de los 43 han decidido ampliar las demandas, ahora no solo es la presentación de sus hijos, hacen suya la demanda de libertad a los presos políticos, la exigencia de justicia, la lucha contra las reformas, etc. es decir unir el descontento social.

Este año que finaliza su primer mes se presenta difícil ante la crisis internacional que deja a México la peor parte, ante las cortinas de humo mediáticas que nos desorientan, ante la protección del Estado mexicano de personajes como Humberto Moreira para evitar vaya a la cárcel y sobre todo difícil para el movimiento social que por lo perceptible el gobierno de Peña Nieto no tiene intención de entablar diálogo para resolver las inconformidades. En Pocas palabras…

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *