El locutor Salvador Olmos García, de la radio comunitaria Un Ñuu Savi. Foto: Twitter [@ObreroCh]

A Salvador lo mataron policías por criticar al Edil de Huajuapan y a mineras: familia del periodista

Salvador Olmos García tenía casi 32 años y fue asesinado por policías municipales en Huajuapan de Léon, Oaxaca. Lo atropellaron con una patrulla luego de que, supuestamente, se quitara las esposas y escapara al ser detenido por realizar una pinta. Era comunicador, crítico de las acciones del Alcalde y de las concesiones mineras. Informaba sobre el movimiento magisterial, en especial sobre el enfrentamiento del 19 de junio en Nochixtlán entre las policías federal y estatal contra maestros y civiles, apenas siete días antes de su muerte. El asesinato fue calificado como homicidio doloso y no hay una línea de investigación que apunte a su actividad como locutor en la radio comunitaria Un Ñuu Savi. Un testigo afirma que los patrulleros que lo arrollaron, incluso se dieron tiempo para rematarlo, pues el auto le pasó dos veces por encima. Sus rastas fueron arrancadas del cuero cabelludo y aparecieron en un lugar distinto al del atropellamiento. Su cuerpo estaba muy golpeado y sus testículos inflamados, pero la Fiscalía –dicen Artículo 19, la abogada del caso y la familia– insiste en validar la versión de los policías y ha desechado la línea de la tortura.

El locutor Salvador Olmos García, de la radio comunitaria Un Ñuu Savi. Foto: Twitter [@ObreroCh]
El locutor Salvador Olmos García, de la radio comunitaria Un Ñuu Savi. Foto: Twitter [@ObreroCh]

Ciudad de México, 7 agosto.– Salvador Olmos García criticaba a través de una radio comunitaria el despojo del territorio a los pueblos de la región mixteca por parte de las mineras, el derroche de los recursos públicos del Alcalde de Huajuapan de León, Oaxaca, el conflicto magisterial y los hechos violentos del 19 de junio en Nochixtlán.

Era un comunicador que, sin haber estudiado periodismo, era incómodo para los intereses políticos y económicos de su comunidad, pues trasmitía sus críticas los sábados y domingos durante una hora a través de la frecuencia de la radio Un Ñuu Savi 90.1 FM en el programa “Pitaya Negra”, dicen sus familiares y amigos a SinEmbargo.

El 26 de junio de este año, Salvador –”Chava” como le llamaban– hizo una pinta de protesta reclamando “queremos obra pública, no remodelación de fachada” en el recién construido Hemiciclo a Juárez, la obra más emblemática de la actual administración municipal, y fue detenido por elementos de la policía local; luego fue asesinado. Lo atropellaron cuando, supuestamente y de acuerdo con la versión de los uniformados, el joven de 31 años intentaba escapar luego de zafarse de las esposas.

Antes, Salvador salió de su casa porque una camioneta con unos hombres vestidos de civil merodeaban las instalaciones de la radio comunitaria y decidió trasladarse para ayudar a sus compañeros locutores. Pero ya no pudo llegar, se quedó a medio camino.Hizo una pinta en el Hemiciclo a Juárez, una obra custodiada las 24 horas por civiles que trabajan para el municipio, dicen los amigos de Chava y que tiene grabados los nombres de los estudiantes más destacados de una escuela secundaria aledaña, que curiosamente coinciden con los alcaldes que han gobernado Huajuapan, afirman.

Fue lo último que hizo, porque fue ejecutado, dicen defensores de los derechos humanos, mientras que la indagatoria insiste en que fue un homicidio doloso.

“La carpeta de investigación afirma y reivindica a los policías que dicen que son los que capturan a Salvador y estos dos policías lo trasladan y se desconoce quién determina que lo que hizo por la pinta sea calificado como un delito y no como una falta administrativa. No sabemos quién es el que determina y los policías lo llevan a las sedes alternas de la vicefiscalía y hay lapso de tres horas donde se desconoce qué pasó, puesto que la fiscalía estaba cerrada. Ahí es donde supuestamente se escapa y hacen una persecución, llega la patrulla 092 y surge el accidente”, explica Elsa Pastor Cordero, abogada de la familia de Salvador.

Pero hay un testigo que observó los hechos desde la ventana de su vivienda y que afirma que el comunicador alzó las manos. La patrulla tuvo tiempo de frenar, pero no lo hizo: lo embistió. Cuando Salvador estaba en el pavimento, atropellado, el conductor del vehículo regresó y le pasó por encima en una segunda ocasión, dice.

“Vemos que la Fiscalía local se ha hecho ajena. Lo califican primero como homicidio simple y es una investigación demasiado limitada. El cuerpo de Salvador estaba muy lesionado: tenía una fractura en la pierna derecha y en el hombro derecho. Una excoriación de cinco centímetros, fractura en tabique, la espalda raspada, señas de la llanta de la patrulla en el tórax y una lesión en el abdomen”, detalla.

Además, Salvador tenía los testículos inflamados y parte de sus rastas de entre 10 y 15 centímetros le fueron arrancadas con el cuerpo cabelludo en un lugar distinto a donde ocurrió el atropellamiento.

“Todo hace suponer que fue torturado, pero eso lo tiene que aclarar la Fiscalía. El subdirector de peritos manifiesta que es posible [por el tipo de lesiones] que fueran producto de la velocidad del auto, pero si lo relacionamos con la narración de los policías, en esas calles no se puede tener una velocidad así, es una curva y sigue el atropellamiento”, explica la abogada.

INTERESES POLÍTICOS Y ECONÓMICOS

Alba Cruz, del Comité de Defensa Integral de los Derechos Humanos, afirma que Salvador fue ejecutado por intereses y compadrazgos políticos y económicos en la región de Huajuapan de León. Foto: SinEmbargo
Alba Cruz, del Comité de Defensa Integral de los Derechos Humanos, afirma que Salvador fue ejecutado por intereses y compadrazgos políticos y económicos en la región de Huajuapan de León. Foto: SinEmbargo

Alba Cruz, activista del Comité de Defensa Integral de los Derechos Humanos (CódigoDH), afirma que Salvador fue ejecutado y que en su caso hay intereses políticos y económicos.

“Yo no le llamaría homicidio doloso, menos simple: fue una ejecución hecha por agentes de Estado. Yo miro una serie de irregularidades, me parece que la falta de acceso a la justicia que está teniendo la familia, a una investigación clara, de un procedimiento imparcial, me parece que hay parcialidades en el procedimiento de la autoridad. Me hace mucho ruido el hecho de que sea la versión de los policías que ejecutaron a Chava la que se tome en cuenta para la investigación. Hay muchos intereses sobre el caso: diplomacias, compadrazgos. Parece que las condiciones no están dadas para hacer una investigación imparcial”, dice.

La defensora de los derechos humanos destaca la necesidad de que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) atraiga el caso, porque en Oaxaca se le intenta dar carpetazo como un homicidio común, sin tomar en cuenta la libertad de expresión y la labor informativa que Salvador ejercía.

“Chava era una comunicador y no se le quiere tratar así. Se está tratando el asunto desde la visión de un simple homicidio imprudencial doloso. En Oaxaca hay 300 concesiones de exploración de minería otorgadas, muchas de ellas están en la región mixteca”, explica. “Chava informaba sobre el no respeto a la decisión de las comunidades de no explotar sus territorios, el no hacer las consultas previas a la que tienen derecho como comunidades indígenas. Chava estaba haciendo eso con constancia desde hace tiempo en el programa Pitaya Negra, en donde él era la voz más importante”, dice.

Alba Cruz descartó que las autoridades en Oaxaca busquen llegar a la verdad en el caso de Salvador Olmos, pues ni siquiera hay una cadena de custodia.

Las rastas arrancadas y diseminadas en otro lugar, distinto a donde ocurrió el supuesto accidente, nunca fueron resguardadas: los amigos, los curiosos del pueblo, la familia tuvieron acceso a ellas antes que nadie. Los peritos fueron los últimos en tomar fotografías con su celular de la escena del crimen.

“Por ese hecho tan simple y tan lógico, si hubiera cadena de custodia, se podía determinar que Chava fue agredido en otro lugar”, expone.

GRAVE VIOLACIÓN A DERECHOS HUMANOS: ARTÍCULO 19

Con información de: http://www.sinembargo.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *