Contaminación ambiental, los verdaderos responsables | En pocas palabras

Ahora con la contingencia ambiental en el Valle de México nos pusimos a recordar la voz de los expertos del Panel InterGubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC) los cuales dicen que tenemos hasta 2030 para revertir el cambio climático en 1.5 grados menos de temperatura antes de que haya un colapso de dimensiones catastróficas.

El cambio climático ha ocasionado la muerte de corales en masa –necesarios para regular la vida marina-, la desertificación de tierras y el derretimiento de los hielos, lo que afecta a nivel global, si se preguntan por qué los veranos son más calurosos -La respuesta- es sin duda debido al cambio climático.

De acuerdo al diccionario, la contaminación puede clasificarse según el tipo de fuente de donde proviene, o por la forma de contaminante que emite o medio que contamina. Existen muchos agentes contaminantes entre ellos las sustancias químicas (como plaguicidas, cianuro, herbicidas y otros.), los residuos urbanos, el petróleo, o las radiaciones ionizantes. Todos estos pueden producir enfermedades, daños en los ecosistemas o el medioambiente. Además, existen muchos contaminantes gaseosos que juegan un papel importante en diferentes fenómenos atmosféricos, como la generación de lluvia ácida, el debilitamiento de la capa de ozono, y el cambio climático.

El gobierno de la Ciudad de México define como contingencia ambiental al

 

conjunto de medidas que se aplican cuando se presenta un episodio de contaminación severa, durante la cual, las concentraciones de ozono o de partículas suspendidas alcanzan niveles que ponen en riesgo la salud de la población.

http://www.transparenciamedioambiente.df.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=92%3Aique-son-las-contingencias-ambientales&catid=50%3Aaire&Itemid=414

Los medios de comunicación han exaltado la  falta de políticas ambientales y la

lentitud con la que ha reaccionado el nuevo gobierno, pues desde el sábado los habitantes de la Ciudad de México ya observaban la crisis ambiental que vivían.

Al respecto la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) determinaron tomar medidas para la protección a la salud de la población, tales como la extensión del hoy no circula y una serie de recomendaciones de las cuales resaltan: evitar el uso de automóviles, prevenir incendios, suspender actividades al aire libre y el ejercicio entre otras. Todas ellas dirigidas solo a la población.

 

A todo esto, surge la pregunta obligada, ¿Quién o quiénes son responsables de la contaminación?

Constantemente observamos campañas ambientalistas sobre el cuidado del agua, evitar tirar desechos, reforestación, el uso de medios de transporte alternativos, etc. Toda la maquinaria publicitaria va dirigida a la población en el hecho de ser los responsables directos de la situación ambiental.

Marx afirmaba El capitalismo tiende a destruir sus dos fuentes de riqueza: la naturaleza y el ser humano.» Y tiene toda la razón.

Los capitalistas, aquellos que tienen los medios de producción se han preocupado mayoritariamente en crear mercancías que les generen ganancias, las empresas automotrices compiten por posicionar sus autos para las clases medias a tal grado de atiborrar las grandes ciudades y ellos mismos se oponen a los transportes colectivos; las empresas inmobiliarias coludidas con autoridades derriban zonas boscosas para ofrecer en renta o venta espacios para vivienda, oficinas o negocios; las grandes refresqueras se adueñan de grandes reservas de agua para ofrecer sus productos envasados sin hacerse responsables de la basura que se genera; y las mineras socaban la tierra y utilizan grandes cantidades de agua para separar los minerales, el agua la regresan totalmente contaminada. Así podemos contar muchas empresas más.

Empresas como la Coca Cola, Cemex, Clorox, Bimbo, Hérdez, Telmex, Starbucks, Lala, Grupo México y demás, son las responsables directas que durante el procesamiento, uso y desecho de la mercancía generan contaminación de todo tipo; no solo acaban con la naturaleza sumen en la miseria a los trabajadores con míseros sueldos, sino que también los vuelven consumidores de productos poco benéficos para la salud pero que les generan grandes ganancias.

Si nos preguntaran en este momento que debiéramos hacer, es un hecho que pensaríamos en cambiar nuestros hábitos para ayudar a revertir la contaminación ambiental, pero mientras los capitalistas sigan con su afán de obtener ganancias por sobre la salud del ser humano y la naturaleza es un hecho que lo que habría que combatir desde un principio es al sistema que perpetua la destrucción de la naturaleza y del propio ser humano… en pocas palabras.

Por: Eduardo Barrios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *