Informe del senado sobre caso Nochixtlán, cacería de brujas| En pocas palabras…

Comisión-Especial-Nochixtlan

Por: Eduardo Barrios

28/agosto/2016

El 31 de agosto próximo la comisión especial del senado que investiga los sucesos del 19 de junio en Nochixtlán dará a conocer su informe de manera pública, varios de los actores esenciales han entregado sus informes a la comisión que encabeza la senadora panista Mariana Gómez del Campo.

El 28 de julio el titular de la Secretaría de Gobernación, Osorio Chong el flamante priísta presidenciable, en un acto protocolario entregó un total de 10 informes a la comisión especial del senado, la mesa sostenida duró aproximadamente dos horas y fue a puerta cerrada, del contenido de los informes no se dio a conocer públicamente.

El 11 de agosto la priísta Arely Gómez titular de la PGR al momento de la entrega de su informe a la comisión especial del senado subrayó que al 27 de julio se integraron 32 carpetas de investigación donde se observan los delitos de: Robo de uniformes, armas y equipo antimotines, ataque a las vías generales de comunicación, daño en propiedad ajena, incendio de instalaciones y vehículos oficiales, lesiones, privación ilegal de la libertad, resistencia de particulares y  homicidio. La comisión y la PGR de igual forma se reunieron a puerta cerrada. En ese mismo contexto afirmaron que están siendo investigadas seis organizaciones que se infiltraron y azuzaron la confrontación entre civiles y las fuerzas del orden.

La Comisión Nacional de Seguridad en voz de Enrique Galindo Ceballos, desde un inicio ha fijado su posición al afirmar que había grupos radicales que dispararon contra sus elementos en aquella fatídica mañana en Nochixtlán. El 19 de agosto 9 elementos de la Policía Federal y de la Gendarmería, ocho hombres y una mujer afirmaban a la comisión especial que habían disparado en defensa propia al sentirse atacados.

Por su cuenta la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca y la Fiscalía General de Justicia del Estado han entregado sus respectivos informes a la comisión especial, a pesar de sus declaraciones apegadas a la ley han dejado que diversos medios entrevisten a policías estatales participantes el 19 de junio en el operativo, y de igual forma que los policías federales, han confesado que sí dispararon pero fue en defensa propia.

Por su parte en un hecho inaudito el titular de la Defensoría de los Derechos del Pueblo de Oaxaca Arturo Peimbert, durante la entrega y desglose de su informe ante la comisión especial del senado, sesión que sí fue pública, cuestionó el actuar de la policía y su intencionalidad en el caso.

En tanto que el presidente municipal de Nochixtlán, el priísta Daniel Alberto Cuevas Chávez, entregó un informe a la comisión de seguimiento de los hechos ocurridos en ese municipio el 19 de junio pasado, en el que asegura que durante los días 17 y 18 de junio el bloqueo del magisterio estaba en calma, pero el 18 de junio observó grupos de personas ajenas al magisterio y al pueblo, afirmaciones que son de carácter público.

Salvo una excepción en las declaraciones del oficialismo, se observa una conducta única en los tres niveles de gobierno.

Por su parte los familiares de los caídos el 19 de junio, las víctimas, organizaciones sociales y el magisterio disidente han sido enfáticos al afirmar que fueron los policías quienes dispararon ese día.

Extraoficialmente, durante el 3er Encuentro Magisterial y Popular, espacio donde se congregan todas las expresiones que apoyan la lucha contra la reforma educativa, volvieron a hacer énfasis en la demanda de crear una comisión independiente que investigue el caso Nochixtlán, temen que la comisión especial nombrada por el senado de la república se convierta en el justificante para detener a miembros de organizaciones sociales afines a la Sección XXII del SNTE-CNTE.

Al analizar todas las declaraciones públicas, es evidente que el Estado y sus instituciones pretenden justificar la excesiva actuación de los policías. Existe un patrón de conducta similar al de casos como Aguas Blancas, Tlatelolco, el Halconazo del 71, Tlatlaya, Tanhuato y Ayotzinapa.

A través de los medios venden la idea de que el actuar del Estado ha sido por el bien de la nación, públicamente señalan e inmediatamente justifican las acciones contra sus enemigos políticos para finalmente no dar una respuesta a las víctimas de la situación que ellos mismos crearon.

Lo que no se puede perder de vista y que es inocultable  entre tanta faramalla, es, que las consecuencias de sus fallidas estrategias para imponer designios económicos a través de las reformas estructurales tarde que temprano también les cobrarán factura. En pocas palabras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *